tecnicas de ventacurso de ventascurso de ventasatencion al clientecurso de ventascurso atencion telefonicacurso coaching ventas

TÉCNICAS DE COMUNICACIÓN EN LAS VENTAS

CÓMO APLICARLA CON ÉXITO

EMPATÍA:

Póngase en la piel del cliente para analizar todos los aspectos desde su punto de vista.

  • Pida al cliente el máximo de información posible sobre él y sus actividades de forma directa y sincera.
  • Hágale preguntas para ganar su confianza.
  • Adopte una postura comprensiva, asintiendo o haciendo pequeños ruidos para demostrarle que le escucha.

INVESTIGACIÓN:

Infórmese sobre las circunstancias que afectan al cliente para comprender su postura.

  • Haga preguntas a su cliente que le permitan obtener la máxima información posible.
  • Céntrese en encontrar hechos.
  • Escuche las respuestas con atención para descubrir aspectos de la personalidad de su interlocutor.

SÍNTESIS:

Intente resolver todos los conflictos y centre la discusión en los aspectos que le interesan.

  • Haga afirmaciones que animen a su interlocutor a darle respuestas constructivas.
  • Demuestre con sus respuestas que valora las opiniones del cliente y que éstas han influido en la decisiones que usted ha tomado.

PROGRAMA NEUROLINGUÍSTICO:

Aplique esta técnica para lograr una comunicación fluida con el cliente.

  • Sin dejar de escuchar atentamente, adapte su lenguaje y gestos a los del cliente.
  • Imite las imágenes, fraseología, postura y gestos del cliente, modificando aquellos que sean contraproducentes.

LENGUAJE CORPORAL:

Recurra a gestos positivos para obtener la aceptación y adhesión del cliente a sus ideas.

  • Mantenga una actitud positiva: relaje sus brazos, inclínese hacia delante, levante un poco la cabeza y mantenga el cuerpo erguido. Mire al interlocutor y no deje de sonreír.
  • Realice gestos de comprensión y apoyo si el cliente da signos de disconformidad o nerviosismo.

REACCIONES VISIBLES:

Responda directamente a las inquietudes y peticiones del cliente para demostrarle que le ha escuchado y comprendido.

  • Descubra cualquier inquietud implícita en la discusión e intente disiparla.
  • Atienda a las peticiones inmediatamente; si ahora no puede comprometerse, explique los motivos y diga al cliente cuándo estará en disposición de hacerlo.